Internacional
Hasta hoy 160.195
sufridores han usado este método
Más de Diez miles de personas de todo el mundo han eliminado completamente su ansiedad, ataques de pánico, OCD y fobias usando este Método.

Ataques de Pánico

Síntomas habituales de un ataque de pánico

  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Temblores
  • Sensación de asfixia
  • Tener un nudo en la garganta o dificultades para tragar
  • Sensación de ahogo o falta de aliento
  • Dolor de pecho
  • Palpitaciones
  • Nauseas o molestias en la zona abdominal
  • Vértigo o inestabilidad
  • Miedo a volverse loco o a perder el control
  • Sudores excesivos
  • Parestesia (sensación de adormecimiento o de hormigueo)
  • Escalofríos o sofocos
  • Mareos

¿Qué son los ataques de pánico?

Los ataques de pánico se manifiestan de modos diferentes en cada persona. Algunas personas experimentan vértigo, mareos y otros síntomas relacionados con la cabeza. Otras, en cambio, padecen dolores de estómago, nauseas, indigestión, etc.

Puede ser que usted no se identifique con ninguno de estos síntomas producidos por los ataques de pánico. Sin embargo, esto no significa que no pueda padecer ataques de pánico.

Si usted experimenta algunos síntomas de ataque de pánico que no estén alistados aquí, no significa que le ocurra algo extraño.

Si experimenta cuatro o menos síntomas de ataque de pánico representaría que padece "ataques de pánico de síntomas limitados". A diferencia de los verdaderos ataques de pánico, los ataques de pánico de síntomas limitados pueden causar menos de dos síntomas.

Los ataques de pánico de síntomas limitados pueden ser tan horrorosos como los ataques de pánico verdaderos, pero conllevan menos síntomas.

Ataques de pánico espontáneos

Están relacionados con los trastornos de pánico. Estos ataques se producen sin previo aviso en cualquier momento sin tener en cuenta la situación o la localización de la persona que los sufre. No se necesita ningún catalizador externo para experimentar este tipo de ataque. El pánico espontáneo también ocurre con frecuencia cuando dormimos, despierta al paciente y le hace pensar que está sufriendo un ataque de corazón o algo similar.

Subconscientemente, aumenta un ataque de pánico como la reacción a pensamientos y sensaciones extrañas. En otras palabras, cuando el afectado experimenta sensaciones extrañas o pensamientos perturbadores, que suceden con frecuencia en los trastornos de ansiedad, la reacción inmediata es dejarse llevar por el pánico.

El cerebro está programado para responder de este modo a través de repetidas experiencias ansiosas creando un pánico habitual o instintivo. Esta experiencia queda grabada como memoria en las profundidades del subconsciente y controlada por la Amígdala. La Amígdala es un órgano pequeño, pero muy importante situado en el cerebro, que regula las reacciones de la ansiedad y otras reacciones emocionales.

Esta reacción provoca una espiral descendente de síntomas de ansiedad; cuantos más síntomas se experimentan, más pánico sufre la persona y cuanto más pánico se sufre, más síntomas se experimentan. Se crea un "círculo vicioso" del que es muy difícil escapar.

La Amígdala aprende que este nuevo nivel de ansiedad es la nueva "cota" para su ansiedad en estado "normal", relajada. Por eso, la próxima vez que experimente una sensación o pensamiento de ansiedad, la reacción es más intensa- y de este modo se perpetúa. El miedo crea miedo y comienza el ciclo.

Ataques de pánico específicos

Estos ataques se padecen cuando se experimenta una situación o se encuentra en un sitio específico que causa miedo. Normalmente, es la reacción a la agorafobia o a otros tipos de miedo en los que volver a un sitio donde se ha padecido pánico o se ha tenido una mala experiencia, podría causar un ataque.

Ataques de pánico situacionales

A pesar de que estos ataques, del mismo modo que los ataques de pánico específicos, sucedan habitualmente en ciertas situaciones, no son causados por esta situación.

Por ejemplo, una mujer que tiene un ataque de pánico en el bus, solo los puede experimentar en esta situación de manera ocasional. Por tanto, está predispuesta a tener ataques en el bus pero estos ataques no son la reacción de miedo al bus.

Es importante tener en cuenta que el catalizador de su pánico es irrelevante, todo lo que necesita saber ahora es lo puede superar, ¡no importa lo que le hayan dicho antes!

¿Qué provoca los ataques de pánico?

La Amígdala cumple la función de "interruptor" en un ataque de pánico. Cuando experimenta ataques de pánico, estrés o ansiedad repetidas veces este "interruptor" puede "quedar encallado" en la posición ON de ansiedad

Cuando tenemos una crisis de pánico, en realidad somos más fuertes de lo que pensamos. Mucha gente puede tener miedo de que su corazón sufra o deje de latir a ritmo constante, como también miedo a dolores o fuertes latidos de pecho durante el ataque de pánico, pero eso no es verdad. ¡No se ha dado nunca el caso que alguien se haya muerto, o haya salido perjudicado debido a un ataque de pánico!

El corazón es un músculo y, por eso, incluso se puede beneficiar del ejercicio que implica un ataque de pánico. La mayoría de la gente tiene que hacer ejercicio para proporcionarle el corazón la misma cantidad de ejercicio que le proporciona un ataque de pánico.

Después de un ataque de pánico puede notar que su cuerpo está cansado y tembloroso, ¡como después de realizar cualquier ejercicio físico! Los ataques de pánico pueden hacerle sentir débil y extremadamente mal, como si tuviera la gripe o fiebre. Por desgracia, estas sensaciones son un efecto secundario de los ataques de pánico. Ahora bien, si empieza a recuperarse de su trastorno de ansiedad, comenzará a ver sus mejoras.

Todos los síntomas de ataque de pánico están provocados por sensaciones corporales confusas y impulsos nerviosos, puede sentirse débil, tembloroso, ansioso y cansado, ¡pero nada de esto le perjudicará!

¿Le pueden perjudicar los ataques de pánico?

¡No... de ninguna manera! Los ataques de pánico se desarrollan como mecanismo de defensa. Los ataques de pánico no representan ningún riesgo para usted.

He hablado con muchos clientes (entre 12000 y 15000 personas) sobre sus propios ataques de pánico, y ninguno, incluido yo mismo, ha salido perjudicado durante los cientos de miles ataques de pánico sufridos.

¿Tendrá que vivir siempre con los síntomas de los ataques de pánico?

Muchos médicos o psicólogos le harían pensar que los ataques de pánico no se pueden curar... ¡pero no es verdad! Los ataques de pánico se pueden eliminar al 100% y de modo permanente con el uso de un programa sencillo y estructurado.

Para que cualquier terapia resulte eficaz, es importante utilizar un planteamiento que trate la causa principal de los ataques de pánico en la Amígdala, que es donde surge y se crea el trastorno. La mayoría de terapias abordan las experiencias vividas en el pasado, y las intentan analizar para encontrar el problema... o, intentan tratar los síntomas utilizando técnicas y ejercicios de autoayuda... No funcionan - ¡Ahórrese el dinero!

¿Qué puedo hacer para no padecer ataques de pánico?

Una solución completa y exhaustiva para acabar con los ataques de pánico y la alta ansiedad tiene que estar enfocada a tratar las reacciones de la Amígdala.

Si se rebajar el nivel de ansiedad a la "cota" normal, desaparecen los ataques de pánico. Le prometo que le puedo enseñar lo que necesita exactamente para que a partir de ahora mismo, de manera rápida y permanente, deje de padecer ataques de pánico.

¡Con El Método Linden, puede liberarse de los ataques de ansiedad ahora mismo! Sin medicinas, sin terapias... De forma rápida y para siempre. ¡Haga lo mismo que cada paciente recuperado ya ha hecho!

Charles, usted me dijo que sería capaz de combatir los ataques de pánico; al principio me mostraba escéptico pero, ¡anda!, en menos de una semana he podido controlar mis ataques de pánico y volver a vivir mi vida.

¿Cómo te lo podría agradecer?

Josh Leech
Ejecutivo de Marketing
Princetown, EEUU

El pack impreso de El Mtodo de Linden

El pack impreso de El Mtodo de Linden

Cmprelo Ahora!

Página inicial | de nuevo a tapa

El Método Linden, Apartado de correos nº 91, Can Picafort, 07458, Mallorca, Baleares